Presentación

Este es el blog del grupo de investigación  Equilibrium, perteneciente a la División de Humanidades y Ciencias Sociales de la UAM-Cuajimalpa.

Somos un grupo interdisciplinar que mantiene un seminario sobre aspectos sociales, epistemológicos, filosóficos, etnográficos, políticos e históricos referidos a estudios sobre la ciencia y el conocimiento.

En años recientes, hemos trabajado sobre imaginarios materiales del antropoceno, explorando la manera en que la vida y la ciencia “pos-normales” se engarzan con narrativas de crisis y de lo emergente. Nuestras exploraciones nos han llevado a enfocarnos en fenómenos híbridos y a cuestionar nuestras nociones de individualidad y nuestro antropocentrismo. Hemos trabajado para re-pensar la interdependencia y la agencia distribuida, centrándonos en las dimensiones materiales de los saberes. Al asumirnos holobiontes, comunidades diversas y multitemporales, hemos contemplado el orden y los límites del cuidado. Ahora nos proponemos explorar el impulso utópico que subyace muchos de los textos que nos han inspirado en los últimos años y su relación con lo distópico del antropoceno. En un momento en el que nuestro planeta se encuentra inmerso en múltiples procesos de desarticulación y rearticulación, ¿cómo podemos crear nuevas maneras de organizarnos y relacionarnos? ¿Cómo podemos negociar espacios no solo de sobrevivencia, sino de convivencia?

Las utopías, de acuerdo con Gregory Claeys, son mapas para conectar el presente con posibles futuros. Son imaginarios que nos dicen de dónde venimos, quiénes somos y hacía dónde vamos juntos, que nos permiten trascender el ritmo de la sobrevivencia cotidiana para pintar nuevos horizontes. Sin embargo, nunca son inocentes. Seguimos nuestro impulso utópico para preguntar:

¿El neoliberalismo o el capitalismo tardío ha desactivado, vetado las utopías? ¿De qué forma? ¿Qué dinámicas facilitan los deseos y experimentos utópicos? ¿Qué hace posible la creatividad más allá de la adaptación a la crisis permanente?

Frente a la crisis planetaria, la ciencia autoriza el pesimismo radical, pero ¿cuál es el trasfondo político de este pesimismo?

¿Podemos pensar el futuro con escombros? En lugar de utopías cerradas, ¿podemos pensar utopías emergentes, inacabadas, fragmentarias?

Si la reorganización de la vida se puede direccionar ¿qué relación hay entre la reorganización socio-económica y la reorganización lingüística o hasta epistemológica?

Los comentarios están cerrados.